Observa lo que sucede, seguramente sería mejor pagar la multa. Mira la reacción de los infractores

Si alguna vez te han atrapado con un exceso de velocidad, y creíste que la multa había sido lo peor, mira lo que le sucede a estos infractores que creyeron ir a un funeral a encontrarse con un amigo, y acabaron participando sorprendentemente de su propio funeral.

Seguramente cualquiera de estos infractores viales de exceso de velocidad quisieran pagar la multa  y no pasar nuevamente por este momento, que realmente pudo conmover a hombres y mujeres de igual modo. Pero lo más importante seguramente es que en el futuro seguramente no pisaran el acelerador desconsideradamente.

Observa cómo se emocionan cuando entran en razón de que están presenciando su propio funeral y que lo entienden cuando  escuchan las historias entre lágrimas de algunos seres queridos.
Lo que sería algo rápido, acaba por ser una experiencia que conservarán por el resto de sus vidas, pero una impresión que los acompañara cada vez que tomen el volante.